Seguir por email

martes, 30 de septiembre de 2014

Testimonio de un paciente - Terapia Neural

En Febrero de 2014, estacionando mi motocicleta tuve que hacer un esfuerzo muscular extremo para sostenerla y evitar que se me fuera al suelo. Esto derivó en una lesión importante de mi brazo, hombro, plexo solar y hasta la escápula de mi lado izquierdo, con distensiones musculares múltiples y compromiso de los nervios involucrados.
Las molestias eran continuas, con parestesia en la mano y codo e incomodidad para mantener posiciones (por ejemplo, sentado frente al computador) y sobre todo, para dormir; tenía que estar constantemente moviendo el brazo y buscando posiciones distintas, pero ello solo aliviaba las molestias por un tiempo corto.
Acudí al traumatólogo, quién me indicó que se trataría de una recuperación larga y me indicó Lyrica (para las molestias neuropáticas) y 10 sesiones de kinesiterapia, las que realicé durante 6 semanas.
Habiendo transcurrido casi 3 meses desde la lesión y con el tratamiento señalado, las molestias habían disminuido muy poco. En el control con el traumatólogo, éste me señaló que la recuperación (especialmente de los nervios comprometidos, que debían reconectarse en forma natural) me iba a tomar unos 6 meses en total.
En ese momento y con un poco de escepticismo, me contacté con la Dra. Berenice Riquelme, quién me indicó que una terapia neural podía tener un buen resultado en mi caso. Me hizo una entrevista para visualizar posibles “campos interferentes” y determinó que me inyectaría Procaína en las amígdalas (4 puntos) y en el “ganglio estrellado”; yo solo hice mi acto de fe y procedió con la intervención. Adicionalmente, me indicó que consumiera Aceite de Coco Virgen, prensado en frío, pues contribuía a la regeneración de las conexiones nerviosas.
Entre 1 y 2 semanas posteriores a esto, la recuperación fue realmente increíble; las molestias cedieron, mejoró notablemente la movilidad y, especialmente, pude empezar a hacer mi vida más normal y dormir incluso sobre mi lado izquierdo. A los 3 meses de la lesión ya tenía una recuperación prácticamente completa, en circunstancias que la medicina tradicional me había augurado mínimo 6 meses; realmente asombroso.
No entendí mucho (ni tampoco pretendía entenderla en detalle) la lógica de la terapia pero, al parecer, en mi caso se generó como un “desbloqueo” a nivel neuronal que derivó en una recuperación solo calificable de fantástica y, lo más importante, es que fue una respuesta de mi propio cuerpo para sanar el área afectada. Hoy, 7 meses después de la lesión, estoy completamente recuperado y sin secuelas.
Y, como un regalo adicional, noté una cierta mejora en mi memoria, lo que a mi edad se agradece sin lugar a dudas. La Dra. Berenice me indicó que se debía a las propiedades del Aceite de Coco, razón por la cual lo sigo consumiendo de forma habitual.
      

C.R.G., 60 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario