Seguir por email

viernes, 22 de agosto de 2014

La importancia de alimentarse bien

La importancia de alimentarse bien

En estos tiempos en que todo es rápido, express, listo para consumir y delicioso, se está haciendo hábito alimentarse in adecuadamente.  No nos preocupamos de consumir todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita, nos importa más que sea fácil, rápido y agradable al paladar. Y es que cuando este comportamiento se repite todos o casi todos los días, a lo largo de toda nuestra vida, es de esperar que nuestra salud vaya decayendo con los años. Si yo me compro un auto nuevo y decido ponerle bencina con plomo en vez de la de 97 octanos como dice el manual, no puedo esperar otra cosa que un funcionamiento subóptimo; y más aún si no le repongo el agua al radiador, el aceite al motor y todo eso, no es asi? Y qué pasaría si además de eso uso el auto solo para ir a la esquina 1 vez al mes? sin saber nada de mecánica, yo creo que algo se oxida.Bueno, eso es exactamente lo que pasa con nuestro cuerpo, sólo que infinitamente más complejo, pero a grandes rasgos, lo mismo. Me pregunto entonces por qué, si somos tan inteligentes, no nos damos cuenta de eso. ¿o será que decidimos ignorarlo? Es que es verdad, la comida rápida es deliciosa!, es muy grande la tentación. Y supongo que consideramos la comida más bien una fuente de placer que de nutrición y supervivencia.
Lo cierto es que, ya hay suficiente evidencia científica para decir: la comida rápida es como comer basura. No sólo no nos sirve, sino que nos hace daño, en tantas maneras como uno se pueda imaginar. Entiéndase por comida rápida: pan, galletas, bebidas gaseosas y jugos de botella, dulces, pastas, embutidos, comida congelada, etc, todo lo que se compra listo o casi listo para consumir, a excepción de la fruta y verdura por supuesto. Hay estudios ya que explican, por ejemplo, los mecanismos por los que la comida rápida genera inflamación y oxidación en nuestro cuerpo, pero es una inflamación pequeña, que no se nota de inmediato, pero sí se va acumulando. Ésta se llama Inflamación Mínima Persistente. Y a largo plazo, según nuestras características y debilidades individuales, obtenemos una enfermedad crónica, por ejemplo diabetes, hipertensión arterial, colesterol alto, enfermedades al corazón, a los riñones, Alzheimer, etc, etc.

La buena noticia aquí, es que nosotros, gracias a que la madre naturaleza es bastante sabia, tenemos integrado un chip de AUTOREPARACIÓN. Sólo necesitamos dos cosas: los ingredientes y la información necesaria y podemos sanarnos por completo. Muy fácil!

Los Ingredientes, por un lado, son los nutrientes: vitaminas, minerales, proteínas, lípidos, carbohidratos, etc. Eso lo podemos obtener de los alimentos que nos proporciona nuestra tierra. y si el déficit es muy grande, los podemos obtener en suplementos nutricionales. 


¿Cuáles son los alimentos que tienen la mayor cantidad de nutrientes y la menor cantidad sustancias dañinas?Las frutas y verduras orgánicas, las semillas, los frutos secos, las legumbres, los pescados libres, los animales de campo, los huevos de campo, los aceites vegetales crudos (no cocinados, extraídos en frío), especialmente de oliva y el de maravilla, la quínoa, el amaranto, el trigo sarraceno (que es una semilla, no es trigo), el cacao (chocolates con 70% o más de cacao), el vino tinto, y muchos más. Si se fijan, no he nombrado los lácteos, que tanta fama de saludables tienen, y es porque muchos estudios en los últimos años han demostrado que los lácteos no sólo no son saludables, sino que son muy dañinos, ya que alteran nuestra flora intestinas, inflaman nuestro tubo digestivo y generan todo un desastre inmunológico. Ya hablaré de eso en detalle más adelante.

La Información, por otro lado, la podemos obtener de múltiples formas, por ejemplo, de las plantas y minerales, de la conexión con nuestro ser (meditación), de la energía universal (Reiki y otros), de la energía electromagnética (Biomagnetismo), de los estímulos físicos (acupuntura, digitopuntura, auriculoterapia, masajes, quiropraxia, ejercicios, etc). 
Dentro del grupo plantas y minerales, tenemos varias herramientas, como la fitoterapia, la naturopatía, las medicinas ancestrales, la homeopatía y la Medicina de Biorregulación, entre otras. Esto lo explicaré en un próximo capítulo.

Entonces, lo que quiero expresarles hoy, es que tenemos todo en nuestras manos para sanarnos! Los invito a probar esta nueva forma de alimentarse, en la cual mi objetivo es darle a mis células todo lo que necesitan, así me siento bien, tengo energía, duermo bien, no tengo dolores, y llego a mi segunda y tercera edad con una buena calidad de vida y sin doctores ni remedios!

Bendiciones para todos, gracias acompañarme!