Seguir por email

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Caso de Terapia Neural

Queridos lectores y pacientes,

Hoy les quiero compartir un caso clínico muy lindo, en el cual utilizamos Terapia Neural, con resultados bastante impresionantes.


Se trata de una mujer de 51 años, con antecedentes de Endometriosis y 3 cesáreas. 

Ella consultó por un cuadro de 2 semanas de evolución con dolor intenso en caderas, hombro derecho y centro del pecho irradiado al dorso. Hace 5 días se intensificó, a pesar del tratamiento antiinflamatorio que le indicó el traumatólogo. 
Luego de hacer la historia de vida, descubrimos varios campos interferentes posibles, y decidí comenzar por su cicatriz de cesárea y el terreno ginecológico. Para la paciente y para mí fue bastante impresionante observar el efecto inmediato de la Terapia Neural, ya que luego de infiltrar la cicatriz, la paciente sintió alivio completo de sus dolores agudos. Luego, se infiltró el terreno ginecológico, e inesperadamente ella sintió alivio de un dolor lumbar que siente hace años, y lo relacionaba con su postura en el trabajo, ya que debe mantener una posición agachada durante buena parte de su jornada laboral. 
Segunda consulta 2 semanas después, refiere haber estado 1 semana sin dolor lumbar y luego regresó. En cuanto a sus dolores agudos, caderas sin dolor pero con dolor en banda iliotibial (zona lateral del muslo), hombro derecho regresó el dolor pero en sitio diferente y se agregó dolor en el hombro izquierdo. Se realiza nuevamente TN en cicatriz de cesárea y terreno ginecológico, nuevamente con respuesta positiva de alivio completo. 
Hoy ya han pasado casi 8 meses, y la paciente refiere que los dolores agudos nunca regresaron, su dolor lumbar reaparece en ocasiones durante la jornada laboral al agacharse, pero en menor grado y menor duración, por lo que no siente necesidad de repetir la terapia.

Espero les haya gustado esta linda experiencia de Terapia Neural. Una vez más podemos observar el maravilloso funcionamiento del sistema nervioso, y cómo es capaz de recuperarse con tan solo un impulso de Procaína.


Bendiciones!


No hay comentarios:

Publicar un comentario